Principales propiedades del aloe vera:


-       Es un gran antiinflamatorio. Reduce el enrojecimiento, dolor, o hinchazón que produce una inflamación (la respuesta natural de nuestro cuerpo ante una infección, toxina o herida) tanto interna(artritis, reumatismo, desordenes intestinales o estomacales, hemorroides, etc) como externa (heridas quemaduras escoceduras, erupciones, contusiones, etc)

-       Desintoxicante. En forma de bebida es un suave purificador y desintoxicador del organismo. Actúa a fondo, limpia el sistema digestivo y neutraliza las toxinas que provienen del metabolismo celular. Aplicado de forma externa también limpia las células muertas y regenera los tejidos. 
-        Digestivo. Beneficia, regula y limpia todo el aparato gastrointestinal. Mejora la digestión; penetra en las paredes del sistema digestivo y normaliza y equilibra la flora bacteriana (elimina las bacterias dañinas y repobla el sistema con una flora benéfica).


-       Estimula el sistema inmunitario. Es un antioxidante, esencial para un metabolismo sano y para proteger de los radicales libres(se forman cuando una molécula pierde un electron durante el metabolismo celular en el que los nutrientes y el oxigeno se queman para formar energía). Suelen provocarlos las toxinas que respiramos o ingerimos en alimentación, radiaciones ultravioletas, el estrés, etc. Un gran número de estas moléculas cargadas puede debilitar el sistema inmunológico y reducir su capacidad para luchar contra cualquier infección y cambio degenerativo. El resultado es el envejecimiento, y un mayor riesgo de artritis, cáncer, infecciones, etc. El aloe vera contiene potentes antioxidantes que se encargan de neutralizar los radicales libres: betacaroteno (que se transforma en vitamina A), vitamina C y E, zinc, selenio, magnesio, etc.
Tomado como bebida, el aloe refuerza nuestro sistema inmunitario contra las infecciones y aplicado sobre la piel, potencia la inmunidad de las células contra los rayos ultravioletas.

-       Gran cicatrizante. El aloe estimula la regeneración de las células y esto lo convierte en un poderoso agente cicatrizante de todo tipo de heridas, tanto internas como externas.

-       Agente cohesivo e hidratante. El aloe tiene una extraordinaria capacidad para penetrar en los tejidos y transportarles la humedad y nutrientes que necesitan. Los polisacáridos del aloe también crean una barrera que previene la perdida de humedad en la piel.

Un gran adaptógeno.  El aloe es una plata adaptogena. Esta propiedad de aloe sintetiza sus virtudes curativas: como gran regulador general del organismo, actúa de forma apropiada a los trastornos y desequilibrios se cada persona. Por esta razón, al beber zumo de aloe vera a diario, las personas responden de forma tan distinta: lo toman para un trastorno determinado y descubren que además les ha mejorado otras cosas como la piel, la vitalidad o la tensión.

www.aloesaludybelleza.flp.com